Propuesta

El Jardín debe ser considerado como una organización escolar que se mueve alrededor de una concepción de niño/a y de institución educativa dentro de un contexto social y que necesita del diálogo constante entre docentes, padres y fuerzas sociales.

La Escuela Infantil es el espacio donde los niños/as se apropian y legitiman saberes y se construyen las identidades singulares y universales, por tanto es portadora de un aporte pedagógico decisivo en el futuro de todos los sujetos sociales y debe contar con personal capacitado profesionalmente para que deje de ser un espacio únicamente asistencial y se transforme en un espacio educativo. Son estos desafíos los que necesitamos afrontar para vivir en democracia y fortalecer las instituciones educativas en la actualidad.

Consideramos al niño en su calidad de sujeto de derecho, sensible y competente, con capacidad para establecer un intercambio social efectivo desde el comienzo mismo de su vida. Lo contemplamos como un integrante del espacio concreto en el que vive, crece y se desarrolla: su familia, su hogar, el barrio, las instituciones, las relaciones interpersonales. Por eso lo reconocemos como condicionado por su ámbito geográfico, político, económico, cultural y social, con el que interactúa, al que se adapta y al que modifica activamente. Un sujeto autónomo, libre, con confianza en sí mismo y en su entorno, seguro de sus propias competencias para pensar y elaborar estrategias para la resolución de problemas y conflictos, un ser abierto y sensible, comunicado y solidario.

Reconocer al juego como clave para el desarrollo integral es para la escuela inicial no sólo el marco que orienta la acción educativa sino que es, al mismo tiempo, una responsabilidad. Nuestro desafío es, entonces, diseñar propuestas escolares que inviten y convoquen a los chicos a jugar. Es por eso que desde Color de Ciruela rescatamos el valor del juego y creemos que es un derecho que debe formar parte de la vida cotidiana de los niños. Jugando el niño construirá conocimientos y enriquecerá su experiencia sobre el mundo que lo rodea y sobre él mismo. A su vez, este proceso de descubrimiento se verá enriquecido si es compartido con pares. El juego, al igual que el lenguaje, es el instrumento básico para desarrollar los procesos de socialización.

Los docentes deben ser profesionales, deben capacitarse constantemente y ser personas críticas, deben reflexionar sobre sus prácticas cotidianas desde un marco teórico, personas comprometidas y responsables. Creemos que una propuesta educativa sólo es de calidad si es inclusiva. Una educación de calidad es aquella que garantiza una distribución equitativa del conocimiento a todas las personas para un ejercicio responsable de la ciudadanía en el marco de la paz y los derechos humanos.

Por eso ofrecemos un espacio con igualdad de oportunidades para todos ya que creemos que lo diverso enriquece el aprendizaje .Incluimos a niños que necesiten el acompañamiento de un docente integrador, realizando un aprendizaje colaborativo.




(*) Campos requeridos

status